Imagen El bebé y los colores

El bebé y los colores

Compartir

Anteriormente se pensaba que cuando los bebés nacían no veían casi nada. Hoy sabemos que la vista se va afinando poco a poco desde que nacen y hasta después del año. También sabemos que la mayoría de los bebés al nacer ya pueden ver los colores vivos, y con el paso de los meses esta capacidad se va agudizando.

Banner promocional

Gracias a los estudios de algunos científicos, como la doctora Anna Franklin del laboratorio Surrey Baby Lab, hoy sabemos muchas más cosas acerca de la vista del bebé y su desarrollo. Estas pruebas han evidenciado cómo los bebés ven los colores y que incluso tienen favoritos; ya a los cuatro meses los bebés tienen preferencia por los colores brillantes. Otras de las pruebas que se realizan dan cuenta de que los bebés prefieren el azul, el rojo, el morado y el anaranjado.

Al año de edad las capacidades visuales de un niño están prácticamente desarrolladas, por lo que ven el mundo de la misma manera que los adultos y le llaman la atención los colores vivos y brillantes, además de estimularlo y atraer su curiosidad. Por esto es recomendable que sus juguetes y otras cosas que le rodean tengan colores brillantes y vivos; aunque su cama, sábanas y aquello que esté a su alcance a la hora de dormir, es mejor que sea de tonos suaves que no lo estimulen y atraigan su atención.