Imagen Hábitos de alimentación en el bebé

Hábitos de alimentación en el bebé

Compartir

La formación de hábitos de alimentación desde edades tempranas es fundamental para el óptimo crecimiento y desarrollo de los bebés. Tener un hábito implica aprender a realizar conductas específicas en una situación determinada, por ejemplo, sentarse a la mesa en un horario fijo para comer, o acostarse siempre a la misma hora para dormir. A largo plazo, la formación de hábitos facilita la realización de una conducta determinada, así como la adquisición de nuevas conductas.

Banner promocional

la hora de la comida sea amena y divertida para el bebé, ya que el tipo de alimento que reciben, así como la manera en que se les facilita desde los inicios de su vida, pueden llegar a determinar sus preferencias por ciertos alimentos en edades posteriores. Los bebés que reciben lactancia materna, posteriormente tendrán preferencia por los sabores que experimentan a través de la leche desde pequeños, y aquellos lactantes expuestos a un mayor número de sabores aceptarán mejor los nuevos alimentos, en comparación con los bebés que han tenido contacto con un número menor de sabores. Los resultados de algunos estudios muestran que los bebés alimentados con leche materna se adaptan con mayor facilidad a los nuevos alimentos en comparación con los bebés que fueron alimentados con fórmula infantil, ya que la leche materna ofrece una experiencia sensorial más diversa que las fórmulas lácteas.

Desde recién nacidos, los infantes muestran una gran preferencia por los sabores dulces y tienen un rechazo general por los sabores agrios y amargos. Por esta razón se sugiere a los padres que sean persistentes y pacientes a fin de seguir ofreciendo al pequeño los nuevos alimentos que inicialmente son rechazados y puedan obtener una dieta más completa y baja en azúcares. Es recomendable introducir los sabores dulces en su forma natural, como en frutas frescas, así como preferir el jugo natural de frutas sobre jugos envasados, que pueden contener muchas calorías, así como conservadores que no son favorables para el bebé.

Para que tu bebé tenga una correcta alimentación se recomienda instaurar los siguientes hábitos:

1. Alimentar al bebé exclusivamente con leche materna, de ser posible durante los primeros 6 meses.
2. Comer con tranquilidad. Ayudará a tu bebé a conocer y probar otros alimentos con mayor facilidad.
3. Apoyarse en las recomendaciones del pediatra al introducir los alimentos sólidos.
4. Cuidar la higiene en la preparación de los alimentos