Imagen Hablar de sexualidad con los hijos

Hablar de sexualidad con los hijos

Compartir

La comunicación que estableces con tus hijos es muy importante para el desarrollo de su personalidad. A veces, algunos temas resultan difíciles de abordar, como hablar sobre sexualidad. Pero, para lograr que los niños vivan una vida plena y saludable, conversar con ellos sobre temas sexuales desde la infancia siempre será un buen comienzo.

Es importante encontrar el momento adecuado para iniciar el diálogo, atreverte a pesar de la vergüenza y mantener una actitud abierta frente a las preguntas que puedan surgir. Los niños, al comprender mejor su sexualidad, asumirán el control de sus vidas, podrán enfrentar mejor sus sentimientos y establecerán relaciones afectivas más satisfactorias. La idea es normalizar a la sexualidad, volverla parte integral de nuestras vidas y la de nuestros hijos.

Lo más recomendable es iniciar la comunicación con tus hijos desde pequeños, crear el puente será más sencillo. La clave está en contestar lo que preguntan, no más y no menos. Antes de responder, es recomendable analizar lo que tu hijo está preguntando, y de ser posible, averiguar de dónde surge su duda y qué es lo que él está esperando escuchar. Es común que un niño tenga preguntas a cualquier edad, y cuando tu hijo esté listo para hacer preguntas, tú, como papá, debes estar listo para contestar.

Banner promocional de Microlife

Algunas ideas para facilitar esta conversación son:

Crear un puente entre papá o mamá e hijo; abre el espacio para que tu hijo se pueda acercar a ti y pueda confiar en que será bienvenido, sin importar la naturaleza de su pregunta.

Revisa tu propia historia; es bastante común que los adultos, los padres tengamos temas inconclusos o atorados con nuestra propia sexualidad. Primero atiende y revisa tu propia historia, hazte cargo de ella, y luego acompaña a tus hijos.

Busca información científica, clara, concreta acerca de tu sexualidad y la de tus hijos –según la etapa de desarrollo en la que estén–. Hay muchos libros que te pueden apoyar en esta tarea.

Pide apoyo, aceptando que no tienes por qué saber todo, es válido pedir ayuda de un profesional y ponerle solución al tema que estén manifestando tú y/o tus hijos.

Todos somos seres sexuales, desde el día que nacemos hasta el día que morimos, y nuestra sexualidad influye en nuestra personalidad y en la forma en que nos expresamos como seres sexuales.

Es importante reconocer que todo comunica, nuestras palabras, nuestras actitudes y también nuestros silencios. En ocasiones los padres, por el motivo que sea, no queremos tener esa conversación tan importante con nuestro hijo. Recuerda que de esa manera también estás transmitiendo un mensaje, y que este puede ser el equivocado; el mensaje de “en esta casa no se habla de sexo”, “el tema es tabú para mí” o “lo sexual es sucio y vergonzoso”, puede llevar a tu hijo a buscar información en otros lugares, y con toda seguridad no será la mejor. Cerrar los ojos ante una realidad no va a hacer que deje de ocurrir, mejor hacernos cargo y tomar cartas en el asunto, desde un lugar cercano y responsable.