Imagen La audición del bebé

La audición del bebé

Compartir

Durante los primeros años de vida, la audición es fundamental para el desarrollo del bebé en aspectos sociales, cognitivos y emocionales, pero especialmente en la adquisición del lenguaje.

Generalmente, cuando nace un bebé se hace una prueba sencilla de audición, y en sus chequeos periódicos el médico pediatra busca cualquier indicio de problemas auditivos, a través de preguntas a los padres.

Banner promocional

Algunas señales que confirman una correcta audición en el bebé son:

● La mayoría de los recién nacidos se sobresaltan o se asustan ante los ruidos fuertes y repentinos.
● A los tres meses, por lo general un bebé reconoce la voz de los padres.
● Alrededor de los seis meses, por lo general un bebé suele mirar o girar la cabeza hacia el lugar desde donde proviene un sonido.
● Algunos bebés de 12 meses imitan sonidos o dicen unas pocas palabras.

Algunos signos de pérdida de la audición pueden incluir:

● Limitaciones en el habla, habla deficiente o falta de habla, siempre de acuerdo a su edad.
● Falta de atención frecuente o dificultades de aprendizaje.
● Necesidad de subir el volumen del televisor.

Existen alteraciones del oído que pueden causar pérdidas auditivas leves, casi imperceptibles o fluctuantes. Es decir que el bebé escucha, pero no distingue sonidos de baja intensidad, o que algunas veces escucha más que otras, confundiendo sonidos del lenguaje y/o conceptos.

Es importante detectar cualquier alteración de la audición para que puedan ser atendidas, y en el mejor de los casos remediarse, ya que mientras más rápido el niño pueda recuperar su audición normal, mejor podrá desarrollar un lenguaje y estrategias de aprendizaje adecuados.

Si sospechas que tu hijo pudiera tener un problema auditivo, si el desarrollo del habla no parece normal o si es difícil entender lo que el niño dice, es muy importante que consultes a tu médico.