• MEDICABLE

La estatura de los niños, ¿de qué depende?



Por el Dr. Miguel Ángel Guagnelli


¿Cómo llegamos los adultos a tener nuestra estatura?


¿De qué depende que nuestros hijos crezcan?


Debes saber que el proceso de crecimiento, ganar estatura, músculo, que los huesos se alarguen y todo lo que esto conlleva, es muy complejo y no se entiende por completo.


La genética


El factor más importante es la genética. No sólo tiene que ver con la estatura de los padres, también de los abuelos y, probablemente, de tres generaciones arriba, en una mezcla de genes que se parece a meter muchos ingredientes en una licuadora.


Pero no sólo es la talla de los padres, la genética regula la respuesta al ejercicio, a la nutrición, el patrón de la pubertad, etc. Incluso, el hecho de que haya niñas y niños más altos que los padres depende hasta cierto punto de la genética.


Más de 300 genes que heredamos determinan un porcentaje muy alto de la talla final, en algunos casos para bien, en otros no tanto. Muchas niñas y niños cumplen con el pronóstico que sale por fórmula. Probablemente un 75% de niñas y niños cumplen con ese pronóstico. Pero hay chicas y chicos mucho más altos que sus padres, les tocó heredar una combinación determinada de genes que les ayudaron a crecer más del promedio. Tuvieron buena suerte.

También hay chicos que son los más bajos de la familia y su estatura quedó varios centímetros por debajo de lo que se esperaba que crecieran. Heredaron una combinación que no les favoreció. Tuvieron mala suerte.


No conocemos, hoy en día, una forma de seleccionar los genes que heredamos, por lo que hay muchísimo de azar y de suerte en los genes que recibimos. En promedio nos toca algo parecido a nuestros padres, pero a veces puede ser más o menos estatura. Y tampoco hay manera de saber qué le tocó a cada quién desde un inicio, hay que esperar a averiguarlo con el crecimiento.


Pero aún el crecimiento programado por genes puede ser disminuido por problemas de nutrición, sueño, falta de ejercicio o, incluso, por enfermedades crónicas, como alergias. También una pubertad temprana o ineficiente, la obesidad y otros problemas hormonales pueden modificar el crecimiento.


Eso quiere decir que es fácil perder estatura, pero lamentablemente, en muchos casos, ni el mejor ambiente logra rebasar el techo impuesto por la genética.


Las únicas intervenciones, que en algunos casos pueden ayudar a rebasar el techo de la genética, pueden ser la hormona de crecimiento en niños y niñas y un tipo de medicamentos durante la pubertad en varones. Evidentemente ambos con las indicaciones correctas y con un seguimiento por un especialista.



Médicos Pediatras cerca de tu domicilio. Entra al Directorio de Salud Medicable




La nutrición


El siguiente factor en orden de importancia es la nutrición, especialmente en los primeros 1,000 días: desde la concepción a los dos años de vida.


Los hábitos


Los hábitos saludables, como el sueño y el ejercicio, también pueden modificar positivamente el crecimiento, aunque su efecto en cada niño es diferente. Probablemente los resultados serán mejores mientras más temprano se adopten estos hábitos saludables.


Los niños necesitan un ambiente adecuado, con amor y cuidado diario. La deprivación emocional puede causar fallas en el crecimiento.


Y finalmente, cada niño tiene diferentes formas de reponerse a eventos biológicos adversos (desnutrición en útero, alergias, infecciones, desnutrición), unos mejor que otros.


El sueño


Dentro de los ingredientes necesarios para crecer está el sueño de buena calidad. Eso incluye las horas que los niños duermen, pero también la calidad del sueño. Durante el sueño REM se produce la hormona de crecimiento, pero además modula la cantidad de cortisol, conocida como hormona del estrés y que puede disminuir el crecimiento.


¿Cuánto deben de dormir niñas y niños?


La mayor parte de las sociedades médicas recomiendan (poco más, poco menos) las siguientes horas de sueño:

  • Bebés de 4 a 12 meses: 12 a 16 h (incluyendo siestas)

  • Niños de 1 a 2 años: 11 a 14 h (incluyendo siestas)

  • Niños de 3 a 5 años: 10 a 13 h (aún puede incluir la siesta)

  • Niños de 6 a 12 años: 9 a 12 h

  • Adolescentes 13 a 18 años: 8 a 10 h

¡No vayas lejos! Vitaminas y Suplementos alimenticios en tu farmacia más cercana.



¿Qué es un sueño de calidad?


Es un sueño profundo, sin interrupciones y reparador. Esto significa que es necesario tener un ambiente adecuado, sin luz y temperatura adecuada. También significa que la respiración es adecuada: problemas como rinitis alérgica, asma, reflujo, amígdalas grandes u obesidad pueden causar ronquido y pausas respiratorias, llamadas apnea de sueño, que pueden afectar la calidad del sueño y disminuir la producción de hormona de crecimiento.


Es frecuente ver a niños que duermen tarde por actividades deportivas, escolares o por dispositivos electrónicos como tabletas, teléfonos celulares, consolas de videojuegos, entre otras. Por eso es importante tener higiene de sueño, es decir, que se duerman siempre a la misma hora, con una rutina adecuada que los ayude a relajarse, eliminar distractores y mantener un ambiente que ayude a que descansen mejor.


El ejercicio


El ejercicio es parte muy importante de un estilo de vida saludable y puede ayudar a mejorar el patrón de crecimiento de varias formas, entre ellas:



- Potenciar la producción de hormona de crecimiento

- Limitar el crecimiento del tejido adiposo (grasa corporal)

- Mejorar el apetito y el sueño, los otros componentes de un crecimiento saludable


El mito más conocido acerca de la estatura y el ejercicio es que algunos deportes, como el básquetbol y la natación estimulan el crecimiento, mientras que el ballet, las artes marciales y la gimnasia hacen que los niños tengan talla baja. Esto es falso.


La evidencia dice que hacer cualquier tipo de ejercicio regularmente estimula el crecimiento. No existen ejercicios mejores o peores que otros para crecer. Si los niños hacen un ejercicio que les gusta y disfrutan, es más probable que lo sigan haciendo y pongan su mejor esfuerzo.



Punto importante:

El ejercicio puede ayudar a promover un crecimiento sano, pero la estatura final sigue estando determinada por muchos otros factores. ¿Qué quiere decir esto? Que no por ser atletas necesariamente van a ser más altos. De hecho, los jóvenes atletas (quienes realizan más de 10 a 12 horas de ejercicio intenso a la semana) necesitan vigilar su alimentación estrechamente para mantener un crecimiento saludable.



¿La alimentación influye en el crecimiento?

Video recomendado




Dr. Miguel Ángel Guagnelli

@endocrinoypediatria

@maguagnelli

@dr_guagnelli_endocrino_ped

Copyright © 2020 Medicable. Todos los derechos

  • Twitter - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Círculo Negro